Aplicación

Humedecer las manos con agua tibia y aplicar una pequeña cantidad del exfoliante de manos. Masajear suavemente la piel en círculos sin aplicar presión. Aclarar bien con agua tibia y secar con palmaditas. Aplique la crema de manos y disfrute de la sensación de una piel aterciopelada.